Antojos nocturnos vs. soluciones saludables

0
6

Todos sentimos antojos nocturnos alguna vez, ya sea porque nos trasnochamos estudiando, trabajando o desarrollando algún proyecto personal. Lo ideal para no experimentar estos antojos es ir a la cama entre las nueve de la noche o diez, pero a veces no podemos. Así que si de antojos nocturnos se trata, de soluciones saludables hablaremos.

Una de las razones de los antojos nocturnos se debe al deseo de relajarse después de un largo día. Sin embargo, sucumbir a estos antojos todas las noches, puede afectar nuestra dieta y nuestro peso. Por ello debemos buscar un pasatiempo, como tejer, leer, meditar, armar rompecabezas o cualquier actividad relajante que mantenga nuestra mente ocupada y alejados a los bocadillos.

Otra manera de menguar los antojos nocturnos es salir de casa por un par de noches a la semana, tomar una clase o unirse a un club de lectura. Si no estamos en casa ni aburridos, disminuiremos las posibilidades de sentir estos antojos.

Otra manera de evitar antojos o saciarlos -sin afectar nuestra dieta-, es planificar aperitivos saludables para la noche. Por ejemplo, podemos combinar vegetales aperitivos como palitos de zanahoria, que son altos en fibra y llenan suficientemente. Una merienda alta en proteínas como yogur bajo en grasa también nos ayudará a resistir los antojos de dulces como las tortas y galletas. Otro aperitivo es las palomitas de maíz, que son bajos en grasa y altos en fibra.

Un tip que no podemos dejar pasar es comer despacio, ya que eso nos hace sentir más llenos con menos comida y seremos capaces de satisfacer el impulso de picar durante más tiempo, sin consumir demasiadas calorías.

Además, debemos analizar bien si el ataque proviene por hambre o por ansiedad, pues si se trata de hambre, será necesario resolver mejor nuestras cenas. También conviene tener en la heladera, refrigerador y alacenas, alimentos y productos que sean saludables y bajos en grasa.

Lo que sí es seguro es que no debemos sentir culpa por comer algo en la noche, pues esto no modificará nuestra dieta, siempre y cuando sean bocados saludables. Otro tip de mucha ayuda será optar por algo caliente en vez de algo frío, porque los alimentos calientes sacian más que los fríos. Por ejemplo una taza de café con leche descremada con edulcorante. Algunos de los alimentos que nos pueden ser de mucha ayuda para emergencias nocturnas son: gelatina diet, leche descremada, yogurt descremado, pan integral de molde (para tostarlo), barras de cereal, huevos duros, bananas ( son saciadoras y conducen al sueño).

La motivación es un recurso mental al que algunas personas recurren, por ejemplo toman una taza de té caliente mientras piensan en sus logros a nivel de peso y salud. Otras se toman fotografías semanales para notar los cambios en el proceso de adelgazamiento y mientras lo hacen, ocupan sus mentes y olvidan el antojo. También, la mayoría de la gente come la cena entre las seis o las siete. El problema con esto es que te deja más propensos a tener hambre y empezar a tener antojos por la noche, pero podemos cenar una hora o dos más tarde, y seguramente nos encontraremos en la cama antes de que tengamos la oportunidad de comenzar a tener un deseo aperitivo.

Articulo Original

Dejar una respuesta