Señor Redactor 11/01/2018

En esta entrevista Bjarke Ingels discute temas que se extienden desde su vida más íntima como estudiante (en la que pasó horas dedicado a la revisión de los diseños de Frank Ghery, Zaha Hadid y Rem Koolhaas) hasta temas vinculados con el oficio, como el impacto que las diferentes herramientas de diseño y visualización pueden tener en la forma final de un edificio

Desde pequeño amó dibujar, por lo que sintió que no estudiar algo relacionado con eso sería un desperdicio. Es así como decidió entrar a The Royal Danish Academy of Fine Arts School of Architecture en 1993, ya que consideró que “la arquitectura sería la pieza faltante para poder dibujar al mundo”.

Luego de tomar esta decisión, Ingels se encontró en una escuela muy tradicional, en la que el promedio de edad de sus compañeros se encontraba alrededor de los 30 años. La idea que primaba en la educación era que los estudiantes debían ser originales y hacer las cosas por sí solos, en búsqueda de su propio estilo. Bajo este principio, no existía una malla curricular definida y Bjarke pasó sus primeros años en la biblioteca leyendo y aprendiendo de manera autónoma.

Bjarke Ingels trabajó en Holanda para Rem Koolhaas y después volvió a Dinamarca, donde la arquitectura había perdido su capacidad de experimentar y jugar, volcándose a tan sólo “hacer una caja buena y encontrar la madera de cerezo perfecta para la construccion de esa caja”. En este escenario, Ingels se atrevió a ser parte del cambio y volver a experimentar y crear obras más atrevidas.

Dentro de las ideas del arquitecto, se encuentra la preservación de un edificio gracias a su continuo uso y a la entrega de nuevos propósitos pare él. Para esto no se debe completar una lista de tareas o características nuevas, sino que es necesario acomodar el edificio a las necesidades y distintos contextos de las personas. Al respecto, Ingels explique que “para acomodar a la gente – diferentes tipos de personas – tienes que tener la capacidad de entenderlos y empatizar con ellos”.

Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *