Chile se mantiene en ranking de competitividad pero cae 20 puestos en fortaleza fiscal

0
4

« Volver Compartir

Volver a noticia original Chile se mantiene en ranking de competitividad pero cae 20 puestos en fortaleza fiscal

País se consolidó en el puesto 33 a nivel global, situándose como el mejor de la región. Perfil macro fue el único pilar que se deterioró este año.

  • Por S. Valdenegro e I. Gallegos

    La versión 2017-2018 del Índice de Competitividad Global, realizado por el World Economic Forum (WEF) en conjunto con la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) no trajo novedades muy positivas para Chile. Si bien el país se mantuvo en la posición 33 entre las 137 naciones analizadas -consolidándose como el mejor de América Latina-, el informe reportó un fuerte deterioro en uno de los pilares del entorno macroeconómico del país: las cuentas fiscales.

    En concreto, el país registró una caída de 20 posiciones en la variable balance presupuestario fiscal respecto al año pasado, ubicándose en la plaza número 69 a nivel global.

    Esta merma está en línea con el deterioro que han mostrado las arcas públicas en los últimos cuatro años, con un déficit fiscal que este año alcanzará el 3,1% del PIB –un record desde la crisis global de 2009-, mientras la deuda bruta ya supera el 20% del Producto.

    Esto, junto al menor crecimiento de la economía, llevó a inéditos dos recortes en la clasificación de riesgo de Chile en julio y agosto de parte de las agencias S&P y Fitch, respectivamente.

    Esto arrastró a la baja en cuatro puestos el pilar de entorno macroeconómico del país, ubicándose en el lugar 36 a nivel global. De los 12 pilares analizados, este fue el único en el que Chile cayó respecto al año pasado.

    “El entorno macroeconómico sigue empeorando y, en esta entrega, por primera vez, deja de ser uno de los pilares que contribuían a mejorar la posición global de Chile”, advirtió el informe.

    Los problemas para hacer negocios

    El análisis del WEF-UAI también abordó los factores “más problemáticos” para hacer negocios en el país.

    El principal, con 17,5 puntos, este año fue la “restrictiva” regulación laboral, despojando del primer lugar a la “ineficiencia en la burocracia gubernamental”, que el año pasado fue la principal traba para la actividad en 2016. Hoy este factor se ubica en el segundo lugar.

    Tercero se ubicó la inestabilidad política, que mostró un crecimiento importante respecto a 2016 de casi 10 puntos. En el cuarto puesto, en tanto, se ubicaron las regulaciones impositivas.

    El detalle de los indicadores

    El índice se construye a partir de 12 pilares en subíndices.

    En Requerimientos Básicos, se incluyen instituciones, infraestructura, entorno macroeconómico, y salud y educación primaria.

    En Potenciadores de Eficiencia, se desglosa en educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, disposición de tecnología y tamaño del mercado.

    Mientras que entre los Factores de Sofisticación e Innovación, se considera la sofisticación en los negocios y la innovación.

    A nivel general, Chile escaló posiciones en el ranking en infraestructura, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, disposición de tecnología, sofisticación en los negocios e innovación.

    En tanto que cayó en el citado pilar de entorno macroeconómico, se mantuvo en instituciones y tamaño de mercado.

    El ranking a nivel mundial se construyó a partir de indicadores objetivos de cada país y más de 14 mil encuestas de opinión ejecutiva a nivel global.

    En nuestro país, la encuesta se aplicó entre marzo y abril de este año por la Escuela de Gobierno de la UAI, a 346 ejecutivos en torno a 150 preguntas relacionadas con la competitividad y el clima para hacer negocios en el país.

    Receta para mejorar

    El jefe de Investigación en Competitividad del WEF, Daniel Gómez Gaviria, destacó que en materia macroeconómica toda la región -incluido Chile- resintió el efecto de la caída de los precios de commodities durante los últimos dos años y, por ende, hubo una repercusión en los ingresos fiscales.

    Como parte del grupo de países de ingreso medio, el experto destacó que la eficiencia de mercados es lo que más pesa. Y precisó que en su transición hacia un nivel mayor de desarrollo -de ingreso más alto- cobra más relevancia la innovación y sofisticación.

    “Ahí hubo mejoras. Hemos visto que los factores de innovación están empezando a pesar mucho más y hay una necesidad de generar capacidad para incorporar nuevas opciones para lograr crecimiento inclusivo y sostenible. Todo eso se refleja en estas capacidades”, resaltó Gómez Gaviria.

    Al mismo tiempo, destacó que Chile “por lejos” lidera la competitividad desde la región y forma parte del grupo en que también están India, Indonesia, Tailandia. “Son países todos emergentes pujantes y creo que esos son los siguientes que tendrán los posibilidades de moverse hacia arriba”, dijo el ejecutivo.

    Gómez Gaviria explicó que este año es el décimo en que utilizan la misma metodología en la elaboración del ranking, reflejando Chile su estabilidad y las “posibilidades” de subir.

    Desde su óptica, la medición debe ser una herramienta, un insumo más para el diagnóstico y lograr mejoras. “Nosotros hemos explorado el criterio de cuáles son los factores que determinan que un país salga de la trampa del ingreso medio. Es un trabajo en desarrollo, pero hay temas de impuestos, sanidad del gasto, de las start up”, acotó.

    A su juicio, la forma más sencilla de avanzar es mirar los tópicos peor ranqueados, como en el caso de Chile es salud y educación primaria, innovación y sofisticación. “Esas podrían ser prioridades”.

    Otra forma, acotó, es mirar la evolución: en cuáles se está cayendo, porque algo está pasando.

    “Más allá de que el foro haga una recomendación, invitamos a que el gobierno entrante o los aspirantes usen este informe para tener estas discusiones con sus equipos y hagan un mapeo de lo que se ha hecho para tener una agenda que incluya todos estos temas. Lo que hemos visto es que se necesita avanzar en todos los temas en paralelo, porque todo es bien complementario”, afirmó Gómez Gaviria.

    Argentina avanza doce posiciones, mientras que Perú retrocede cinco

    Diez años después de la crisis financiera global, el WEF aún ve vulnerabilidades en la economía mundial y llama a mejorar los esfuerzos para repartir los beneficios del crecimiento.

    Al publicar su Índice de Competitividad Global (ICG) 2017-2018, la entidad manifestó ayer que los indicadores de salud de los bancos aún no se han recuperado hasta sus niveles previos a la crisis, al tiempo que han surgido nuevas fuentes de riesgo, como la fuerte deuda en las economías emergentes y los mercados de capitales no regulados.

    En este escenario, el informe manifiesta que los países deben "hacer más para repartir los beneficios" del crecimiento y que, en la era de la cuarta revolución industrial, "tanto la flexibilidad del mercado laboral como la protección a los trabajadores son necesarios para asegurar una prosperidad compartida".

    Nuevamente, Suiza estuvo a la cabeza de la medición, y el cuadro de honor de las diez economías más competitivas no sufrió grandes cambios. Estados Unidos superó a Singapur y se inscribió en el segundo lugar, mientras que Hong Kong, que en el reporte anterior se ubicaba en el noveno lugar, pasó al sexto.

    Panorama latinoamericano

    En la región, una vez más encabezada por Chile, la gran sorpresa la dio Argentina, que avanzó doce puestos desde el 104 del año pasado hasta el 92 de la versión más reciente. El WEF destaca que el país se vio impulsado por "un mejor desempeño en requerimientos básicos", entre ellos una "confianza renovada en las instituciones públicas y privadas".

    "A medida que el gobierno implementa reformas que apuntan a las distorsiones que afectan la eficiencia del mercado, algunos indicadores en los mercados de bienes y laboral y el desarrollo financiero comienzan a mejorar", sostiene el reporte.

    Brasil también vio una mejora leve, al pasar de la posición 81 a la 80, lo que pone fin a una racha de caídas. "Tras ser remecido por escándalos de corrupción e inestabilidad política, sus instituciones recuperan once posiciones", lo cual, según el documento, "muestra los efectos de la investigación que llevan a más transparencia y una percepción de procedimientos exitosos para frenar la corrupción" en el país.

    Perú, por su parte, anotó una caída relevante, al pasar del lugar 67 de la versión anterior al 27 en la actual. Los resultados de la encuesta de opinión en ese país apuntan a que el mayor problema es la corrupción, seguido de la burocracia gubernamental y las tasas de impuestos.

    En general, el WEF señaló que la región "está ajustándose lentamente a las nuevas condiciones internacionales". Agregó que "el pobre desempeño y la falta de progreso en cerrar la brecha con los líderes globales se asocian con la baja productividad, alta informalidad, insuficiente diversificación de exportaciones y un crecimiento insuficiente para crear empleos".

    Imagen foto_00000001

  • Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. comments powered by Disqus

Articulo Original

Dejar una respuesta