kenolais 07/01/2018

07/01/2018 19:40:00
El volante nacional disputó todo el encuentro en el cual los merengues se siguen alejando de la punta.
Foto Nota
El Real Madrid volvió a dejar escapar los tres puntos tras empatar 2-2 con el Celta de Vigo, que contó con Pedro Pablo Hernández, en otro partido gris de los blancos, en el que a pesar de remontar el gol inicial de Wass, se vieron condenados por una mala segunda parte en la que le faltaron piernas, fútbol y soluciones desde el banquillo.

Tras el disgusto del 'Clásico' y la victoria sin lustro ante el Numancia en Copa, el Madrid llegaba a Balaídos sin margen de error para mantener viva una mínima esperanza en la carrera por el título en la jornada 18 de LaLiga Santander. Sin embargo, y a pesar de la fulminante reacción tras encajar el primer gol, los madrileños se vieron superados por un meritorio Celta que hasta dispuso de un penalti antes del 2-2 definitivo.

Los de Zinedine Zidane, aunque controlaban el tempo del partido, siguieron aquejando los males de toda la temporada, especialmente en la parcela defensiva. El Celta encontraba con facilidad la espalda de la frágil defensa blanca en cada recuperación. Avisó primero Aspas con un remate al palo, antes de que Wass adelantase a los suyos con una plástica vaselina tras una cabalgada por la derecha aprovechando el enorme pasillo dejado por Marcelo.

El gol local hizo reaccionar al campeón de Europa, que dio la vuelta al marcador en tan solo tres minutos gracias a dos 'chispazos' de Gareth Bale, el mejor en el bando merengue. Primero Kroos y luego Isco asistieron para que el 'Expreso de Cardiff' se reivindicase con dos toques sutiles. Dos goles y subidón blanco que se quedó en el vestuario.

Pasados los primeros minutos del segundo tiempo, el Madrid se quedó sin gasolina, y el Celta se hizo dueño y señor del choque. Los cambios llegaron tarde para el Madrid y el dominio gallego se materializó en un penalti que lanzó Iago Aspas y detuvo Keylor, reivindicando su valía en medio de los rumores que sitúan al meta vasco Kepa en el equipo de la capital.

El sufrimiento blanco no terminó ahí y el Celta encontró el empate en la cabeza de Maxi Gómez a ocho minutos del final. Totalmente desfondados, los blancos aún tuvieron la victoria en las botas de Lucas Vázquez, que se estrelló con Rubén. Al final, nuevo pinchazo del Real Madrid, que se queda a 16 puntos del líder y a 7 puntos del segundo, el Atleti, con un partido menos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *