El zar de la Roja

0
38

« Volver Compartir

Volver a noticia original El zar de la Roja

El argentino Fernando Felicevich es el representante de las principales estrellas de la selección. Forbes lo ubicó entre los agentes más poderosos del mundo, con ingresos por US$ 20 millones por comisiones sólo en 2016.

  • Por José Troncoso Ostornol

    “Fernando Felicevich es el rey del fútbol sudamericano, representando a figuras como Arturo Vidal, Alexis Sánchez y Gary Medel”. Así parte el perfil que la revista Forbes hace de este argentino que está entre los agentes más poderosos del mundo. Para muchos, es el verdadero zar de la Roja, pues dirige la carrera de las principales estrellas de la Selección.

    La empresa de Felicevich, Twenty Two Sport Management, maneja la carrera de más de 80 jugadores de fútbol. También lidera Vibra, una sociedad enfocada en el marketing, que representa a los mismos deportistas y a otras figuras como la atleta Isidora Jiménez, el tenista Nicolás Jarry y los bailarines Power Peralta.

    Forbes lo ubicó como el sexto representante de futbolistas más importante del mundo en 2016. En la lista, donde aparece como número 30 entre los agentes de todos los deportes, Felicevich figura con una ganancia de más de US$ 20 millones solo durante el año pasado gracias a comisiones por contratos por US$ 195,6 millones.

    “Felicevich tiene una excelente reputación en el mundo del fútbol por su pragmático enfoque de negociación, así como por la relación que tiene con los padres de muchos de sus jugadores”, describe la revista estadounidense.

    El líder de este ranking de Forbes es el agente de jugadores de béisbol Scott Boras, quien actualmente representa nueve clientes con contratos de más de

    US$ 100 millones y 13 de más de US$ 80 millones. En segunda posición está Jorge Mendes. Su agencia Gestifute International representa a algunos de los más famosos futbolistas del mundo, como el delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo.

    Show me the Money!

    El trabajo de Felicevich como agente ha sido meteórico. Antes de manejar la columna vertebral de la Roja era un publicista ajeno a la actividad futbolística.

    Fe-Fe, como lo llaman en su entorno, nació en 1970 en la provincia argentina de San Nicolás de los Arroyos. Nunca jugó fútbol a nivel profesional; ni siquiera era hincha de un equipo, a diferencia de la mayoría de sus compatriotas. Su deporte era el rugby.

    Estudió publicidad, trabajó en un banco y en el año 2002 viajó a Chile para incorporarse a la gigante McCann Erickson. Pocos años después se independizó y formó la empresa Marka. Esto hace poco más de una década.

    Su contacto con el fútbol fue el argentino Pablo Lenci, cuyo contrato estaba por vencer. Fue la primera negociación de Felicevich.

    Luego se asoció con otro empresario ligado al fútbol, Pablo Talarico. Pero sobre este último pesaba su participación en la falsificación de pasaportes, donde se vieron involucrados el chileno Pablo Contreras, el argentino Juan Sebastián Verón y el colombiano Faryd Mondragón, entre otros.

    La gran jugada de Felicevich llegó luego de visitar Calama. Alertado por jugadores que representaba, se enteró de la existencia de una joven promesa de Cobreloa: Alexis Sánchez.

    El argentino viajó a Tocopilla, se acercó a la madre del jugador que en ese entonces era menor de edad, y logró que le entregaran un permiso notarial para que pudiera salir del país. Lo transfirió al Udinese en 750 mil euros por el 50% del pase, aunque por debajo se dice que cobró el doble y eso le trajo serios problemas y juicios millonarios con Talarico, y que en la clasificación para 2014 obligó a Alexis a dejar la concentración chilena, para acudir a la Justicia. Felicevich ha negado estas acusaciones.

    Tras la disputa, los socios se separaron, pero Felicevich ya tenía a Sánchez en sus filas. Luego fue sumando más representados gracias a sus relaciones interpersonales y la generación de contactos.

    Con los jugadores más jóvenes tiene una muy buena llegada ¿Su estrategia? regalos como celulares o computadores. También ayuda económicamente a sus representados de más bajos ingresos antes de que firmen sus contratos más lucrativos.

    Un verdadero Jerry Maguire, personaje interpretado por Tom Cruise en la película estrenada en 1996 en que se hizo famosa la frase Show me the Money!

    Casi la mayoría de sus representados son de origen humilde. Los acompaña y a varios los asesora en cualquier tipo de ámbito, como dónde invertir su dinero.

    En 2011, logró concretar las ventas de Alexis Sánchez al FC Barcelona por 56 millones de euros y la de Arturo Vidal a la Juventus por 12,5 millones de euros en solo un día. Entre toda esa danza de millones pagadas por los de Turín y Cataluña, el 7% fue directo a las arcas del representante.

    “Este es un equipo de trabajo que colabora en distintas cosas. Estamos bien organizados y tratamos de hacer lo mejor para y por los chicos (jugadores)”, dijo a radio Cooperativa tras las millonarias operaciones, en una de sus pocas declaraciones públicas.

    Felicevich partió hace varios días a Rusia para estar con sus representados y sus familias ante el inicio de la Copa Confederaciones. En su oficina en Santiago dicen que no habla con la prensa. Todo en su entorno se mantiene bajo reserva.

  • Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. comments powered by Disqus

Articulo Original

Dejar una respuesta