Señor Redactor 16/04/2018

El crecimiento de las consultas ha sido exponencial. Es importante consultar al médico especialista en reumatología pediátrica para corroborar su diagnóstico y abordar el tratamiento.

ESTAR ATENTOS

“Es importante que el diagnóstico de la enfermedad se haga tempranamente, se realice una derivación precoz al reumatólogo infantil y un abordaje terapéutico individualizado, multidisciplinario y precoz”.

Según médicos especialistas, desde hace ya algunos años, hay más derivaciones al área de reumatología pediátrica. La médica Graciela Espada, jefa de la sección de Reumatología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez advierte que “estos síntomas también pueden hallarse en otras enfermedades, por eso su reconocimiento se basará en pensarlas primero, escuchar atentamente la historia que los padres o el niño relaten y la realización de un buen examen físico con especial hincapié en el examen músculo esquelético”.

Principales síntomas

  • Dolor.
  • Dificultad para mover las articulaciones
  • Rigidez al levantarse a la mañana.
  • Síndromes febriles prolongados.
  • Manchas recurrentes en la piel.
  • Cansancio.
  • Descenso de peso.

Diagnóstico

Acerca de cómo se detecta, los médicos explican –reafirmando la idea de la doctora Espada- que la sospecha diagnóstica en el pediatra –para su posterior derivación- debe surgir de tres pilares fundamentales:

  1. La anamnesis exhaustiva al chiquito (es decir, el interrogatorio).
  2. El examen físico completo.
  3. El conocimiento de las enfermedades reumáticas.

Es importante destacar el papel del pediatra en el seguimiento de los niños con diagnóstico de enfermedades reumáticas. La doctora Marcela Álvarez, Médica de Planta del Servicio de Reumatología infantil del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez explica que “la solicitud de estudios complementarios (laboratorio, imágenes) debe estar orientado según los datos clínicos obtenidos previamente. El pedido de radiografías simples deberá realizarse para establecer el diagnóstico diferencial con traumatismos (incluida la sospecha de maltrato) procesos infecciosos o neoplásicos”.

¿Cuáles son las enfermedades reumáticas de niños?

“Son numerosas y extensa su clasificación. Las más comunes son aquellas que inflaman las articulaciones, como la artritis idiopática juvenil (en realidad no es una sola enfermedad, sino un grupo de enfermedades), otras enfermedades llamadas sistémicas que pueden enfermar varios órganos internos además de los músculos y articulaciones como el lupus eritematoso sistémico, las miopatías inflamatorias y las vasculitis; y otro gran grupo de enfermedades no inflamatorias de frecuente observación, como son los dolores funcionales o llamados dolores de crecimiento”, agrega la doctora Espada.

Con respecto al origen de estas enfermedades, el Dr. Rubén Cuttica explica que “se considera que el niño o adolescente que desarrolla alguna enfermedad reumática tiene una base genética que lo predispone a padecerla y frente a estímulos varios tales como infecciones, situaciones de stress emocional u otros inicia la enfermedad”

Cómo empieza la enfermedad

El médico reumatólogo pediatra Rubén J. Cuttica, explica que “el inicio de la enfermedad no es igual en todos los pacientes, algunos presentan fiebre alta sumado a erupciones en la piel, aumento de tamaño de los ganglios, bazo e hígado, pericarditis, derrame pleural. Otro grupo puede presentarse afectando pocas articulaciones, considerando como tal a cuatro o menos. Existe otra forma de presentación que se caracteriza por afectar más de cinco articulaciones y que se denomina forma poliarticular.

De esta última forma de comienzo existen dos grupos, aquellos que entre los análisis de laboratorio tienen Factor Reumatoideo positivo y aquellos en los cuales es negativo. La primera de estas aparece con mayor frecuencia en pacientes adolescentes de sexo femenino pareciéndose más a la artritis reumatoidea del adulto, mientras que la segunda puede aparecer en ambos sexos y a cualquier edad.”

Tratamiento

Para la doctora Espada “el abordaje del tratamiento radica en lograr un rápido control del dolor y los síntomas inflamatorios, si es posible inducir la desaparición de esos síntomas, prevenir el daño de las articulaciones, maximizar la función física del niño, lograr un normal estilo de vida (calidad de vida) y disminuir las complicaciones asociadas a la enfermedad o su tratamiento. Para ello se requiere que el diagnóstico de enfermedad se haga tempranamente, una derivación precoz al reumatólogo infantil y un abordaje terapéutico individualizado, multidisciplinario y precoz”.

Los síntomas, de acuerdo a las edades

Asesoramiento: doctora Marcela Álvarez, Servicio de Pediatría del Hospital de Clínicas José de San Martín.

Dentro de los motivos de consulta más frecuentes en pediatría, se encuentran los dolores músculo-esqueléticos. Según las diferentes edades, las manifestaciones clínicas pueden tener distintas formas de expresión:

– Lactantes: la disminución de la movilidad de algún miembro o tumefacción articular mayormente detectada en las formas asimétricas.

-Niños pequeños que deambulan: impotencia funcional o la percepción de los padres luego de un traumatismo banal de inflamación articular.

Niños en edad escolar: dificultad para escribir, vestirse, subir escaleras, limitación para realizar las actividades habituales y/o rechazo a jugar.

-Niños mayores o adolescentes: determinan la localización precisa del dolor, cronología de la evolución clínica y síntomas acompañantes.

La opinión de la especialista
Consejos para los padres
Doctora Graciela Espada
Jefa de Sección de Reumatología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

  • Sin duda el apoyo familiar es muy importante, ya sea a la hora del diagnóstico, como en el seguimiento y en el tratamiento.
  • Estas enfermedades son, en su mayoría, crónicas; esto significa de larga evolución, lo que implica un seguimiento periódico y prolongado en el tiempo.
  • El funcionamiento familiar muchas veces se modifica al momento del diagnóstico, es fundamental trabajar para que la familia mantenga una buena dinámica entre sus miembros.
  • Los puntos más importantes para ello son: mantener un diálogo fluido con el paciente y su familia, explicar y educar sobre la enfermedad y su tratamiento, marcando siempre entre los objetivos el mantener una buena calidad de vida.
  • Para ello, a veces, se necesita que ingrese al equipo terapéutico psicólogos o psico patólogos infantiles, realización de reuniones de pares o reuniones de padres de niños con similares enfermedades.

¿Qué es la reumatología?
Dr. Horacio Venarotti
Presidente de la Sociedad Argentina de Reumatología

“La reumatología es una especialidad clínica que se dedica al estudio de las enfermedades músculo-esqueléticas. Algunas de ellas son inmunológicas pero otras obedecen a la acción de bacterias, cristales de ácido úrico o de calcio, e incluso, a la acción de alimentos como el gluten en la enfermedad celíaca. Dentro de las inmunológicas o autoinmunes la más frecuente esla Artritis Reumatoidea.Afecta entre 0,4% y 1% de la población de América Latina y es mucho más común en mujeres que en hombres.

Muy importante para los niños que la padecen es la pérdida de escolaridad y capacidad de juego. Debido a que no se conoce manera de prevenir la mayoría de las enfermedades reumáticas, cada persona debe realizar la consulta al especialista para obtener un diagnóstico temprano de la enfermedad y recibir el tratamiento adecuado inmediatamente según su historia clínica y sus características”.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

La entrada Enfermedades reumáticas en los niños aparece primero en Revista Buena Salud.

Articulo Original revistabuenasalud.cl/

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *