Intercambio intergeneracional en el primer premio del Concurso Iberoamericano Estudiantes UFLO + 1:100

0
6
Cortesía de Agustin Camicha

Organizado por la Universidad de Flores, el objetivo del Concurso Iberoamericano Estudiantes de Arquitectura UFLO era generar una propuesta -a nivel de ideas- para la realización de un 'Espacio Social de Tercera Edad', que deberá integrarse al espacio verde circundante de la Plaza Federico Froebel, ubicada en el barrio de Caballito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Un edificio de carácter permanente, de uso público, dedicado a usuarios de la Tercera Edad, donde se desarrollarán diversas actividades de participación ciudadana.

El jurado otorgó el primer premio a los estudiantes Federico Burstein, Agustin Camicha, Gaston Camicha y los colaboradores Martin Larrañaga y Ignacio Molinari de la Universidad de Buenos Aires. Revisa el proyecto a continuación.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Descripción por los autores. Ubicado en el barrio de Caballito, el Centro de Integración de la Tercera Edad es un espacio de encuentro que busca brindar a los adultos mayores la posibilidad de sentirse cómodos y a gusto en una sociedad que continuamente los excluye, en el que se promueve el intercambio intergeneracional, compartiendo su riqueza cultural con niños, adolescentes y jóvenes.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Pensar un espacio de estas características nos hace reflexionar y repensar cuales son los hábitos y necesidades de este usuario en particular.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha
Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

La esperanza de vida cada vez es mayor, produciendo cambios a nivel social, por lo cual tener espacios adecuados y amigables es de suma importancia.

Con una cubierta desmaterializada se resuelve la transición entre el tejido y el Parque Centenario, vinculando bajo ella diferentes actividades las cuales comprenden un rango amplio de edades.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha
Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Se entiende que los usuarios no siempre cuentan con la misma energía o posibilidad de realizar las diferentes actividades, ya que no todos poseen las mismas capacidades.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha
Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Es por esto que se plantea una franja activa, que alojará al programa con más movimiento como bailes, exposiciones, eventos, talleres y actividades físicas, como yoga.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Por otro lado, una franja pasiva, en donde las actividades a realizar tienen que ver más con juegos de mesa, ajedrez, cartas, lectura, relajación y descanso.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

De esta manera el usuario puede optar por la actividad que más se sienta identificado en ese momento.

Cortesía de Agustin Camicha Cortesía de Agustin Camicha

Articuladas por 3 espacios verdes que actúan como fuelle, se vinculan las diferentes actividades así como también el entorno en que se encuentra.

Como resultado de estas premisas, se busca obtener un espacio de serenidad, para que nuestros abuelos se sientan valorados e integrados en nuestra sociedad.

Articulo Original

Dejar una respuesta