Señor Redactor 19/03/2018

Conocemos a otros pedagogos cuya amargura ni siquiera nos concede los breves años de la « juventud» ; ya quieren ponernos, serios y crueles, al entero servicio de la vida… tu juventud sólo es una breve noche (en consecuencia, llénala de embriaguez); luego llegará la gran « experiencia » , los años de los compromisos , la pobreza de ideas y la falta de brío . Así es la vida. Eso nos dicen los adultos, así lo han experimentado ellos. (Walter Benjamin) Había una vez una función de circo en una ciudad que se empezó a incendiar. Por ironías de una historia algo trágica, solo el payaso supo lo que pasaba afuera. Ante la inminencia del fuego, no había tiempo para cambiar de ropa, de modo que fue ese payaso quien informó del incendio a un público que rió de su ocurrencia, como si el incendio fuese otro de sus chistes. Al verse incapaz de narrar la crisis que excedía la escena que le otorgaba el rol de hacer reír, el payaso comenzó a llorar y el público río más, hasta que el circo comenzó a quemarse. Con su lapidaria lucidez Kierkegaard, quien narra esta historia acontecida en San […]Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *