La sociedad mexicana y el futbol se reflejan en el Estadio Azteca de Pedro Ramírez Vázquez

0
41
Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1968.

El Estadio Azteca refleja claramente, según creo, a la sociedad mexicana y al deporte del futbol. Hay una clasificación de especialidades de acuerdo con las posibilidades económicas pero también hay un elemento democrático, pues todos los espectadores ven con excelente isóptica.
– Pedro Ramírez Vázquez

Un clásico de la arquitectura es sin duda el Estadio Azteca, el cual ha albergado momentos históricos que nos han marcado a lo largo del tiempo y que hasta la fecha sigue sereno recibiendo a muchos de los eventos más importantes.

La historia empieza en 1962, cuando a cargo de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares —quienes fueron elegidos por medio de un concurso para diseñar el estadio— se empiezan a realizar las actividades previas a su construcción. Dos años más tarde México fue elegido para la organización de la IX Copa Mundial de Futbol de 1970 por lo que la capacidad del estadio incrementó y demandaba una calidad excepcional, puesto que era una de las tantas imágenes que México daría al mundo.

Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1963. Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1963.

Esta obra representa una inversión de 195 millones de pesos desglosados en 63,509 metros cuadrados en donde yacen 1000,000 toneladas de concreto, 8,000 de varilla de alta resistencia para la estructura de concreto y 1,200 de acero laminado en perfil para la estructura cubierta. Pero la masividad no sólo se expresa en sus materiales sino que para ponerlo en pie fue necesaria la participación de 10 arquitectos, 34 ingenieros, 15 técnicos y 800 obreros con 7,000,000 horas-hombre de trabajo.

El programa arquitectónico se desarrolla para albergar a cien mil espectadores contando a su vez con sesenta palcos construidos independientemente para proporcionar las mejores visuales hacia la cancha con relación a su altura y distancia, cada uno de ellos contempla diez butacas. Además, se brindaron 5,500 cajones de estacionamientos generales y 1,200 en palcos para satisfacer las necesidades de movilidad de los usuarios. Es importante mencionar que las butacas fueron diseñadas para que la visual más lejana al centro de la cancha fuera de 124 metros lineales y la mínima de 9 metros, maximizando las comodidades y la experiencia del usuario.

Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1966. Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1966.

Las medidas de la cancha (68 metros de ancho por 105 de largo) fueron basadas en las reglas de la FIFA que especifican las medidas de las canchas que albergan partidos internacionales y en donde se enuncia como máximo 120 m por 90 m y como mínimo 90 m por 45 m.

Inaugurado el 29 de mayo de 1966, el Estadio Azteca es considerado uno de los más importantes a nivel mundial siendo el más grande de América y el cuarto más grande del mundo.

Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1966. Cortesía de Acervo Histórico Fundación ICA, Fondo Aerofotográfico Oblicuas, 1966.

La historia del Estadio Azteca lo coloca como el único que ha albergado dos finales de Copas del Mundo de la FIFA en los campeonatos de México 1970 y México 1986. Además de ser anfitrión de torneos continentales de clubes como la Copa de Campeones de la Concacaf, la Copa Libertadores, la Copa Interamericana, la Copa Sudamericana y la Copa Merconorte, ha sido testigo de la ceremonia de inauguración y el torneo de fútbol de los Juegos Panamericanos de 1975, juegos de pretemporada y temporada regular de la NFL y diferentes torneos locales tales como la Liga, la Copa México, Campeón de Campeones, fuerzas básicas, 2ª división y clasificatorios a Copa Libertadores.

Cientos de acontecimientos han tenido lugar dentro de este clásico de la arquitectura que nos deja claro que los años no pasan en vano ya que el famoso Coloso de Santa Úrsula sigue superando año tras año, infinidad de pruebas para albergar, para dar lugar a nuestras emociones y para dejarnos estar juntos.

Articulo Original

Dejar una respuesta