Señor Redactor 13/03/2018

Según el actual presidente de Estados Unidos, esto es debido a "motivos de seguridad nacional".

La compra de Qualcomm por parte de Broadcom ha quedado bloqueada de manera indefinida por Donald Trump, según revela un documento de la Casa Blanca en el que se exponen los motivos acerca del caso. Se pone punto y final –de momento- a las ofertas y contraofertas que llevamos viendo por parte de ambas compañías durante los últimos meses.

Allá por noviembre Broadcom hizo la primera oferta a Qualcomm para la adquisición de la compañía que, de no haber sido rechazada, habría culminado con un acuerdo histórico para el mercado de semiconductores. Aún veríamos repetida la jugada una vez más, con Broadcom elevando el precio de compra y Qualcomm tumbando nuevamente la oferta, antes de que esta última fuera la que diera el paso y se mostrase dispuesta a vender si el precio pagado por acción ascendía a los 90 dólares, elevando el montante total hasta los 160.000 millones de dólares. En las anteriores ofertas Broadcom había tasado esta en 70 y 82 dólares.

Finalmente, los meses de espera terminan de la manera menos previsible posible, tomando la administración Trump el control sobre el posible acuerdo. De acuerdo a lo que califican como "motivos de seguridad nacional", la posible compra ha quedado bloqueada.

¿Seguridad nacional o algo más?

"La adquisición propuesta de Qualcomm por parte del Comprador [Broadcom] está prohibida, y cualquier fusión, adquisición o adquisición sustancialmente equivalente, si se realiza directa o indirectamente, también está prohibida", manifiesta Trump en el documento hecho público hoy, anulando cualquier esperanza compra, al menos en un futuro cercano. Huelga decir el tremendo golpe que supone esto para una Broadcom que tenía especial interés en ejecutar el trato a lo largo de 2018.

Broadcom no pierde la esperanza y trasladará sus oficinas a Estados Unidos el próximo mes de abril

En el centro de todo esto se sitúa el 5G y el papel que Qualcomm puede jugar en el desarrollo y comercialización de esta tecnología en los próximos años, trascendental para el mundo de las telecomunicaciones. Las implicaciones de dicho estándar de conectividad en el desarrollo futuro de la industria tecnológica es una de las principales preocupaciones para Estados Unidos, que no quiere ver alejarse la ventajosa posición de la empresa norteamericana en el mercado actual.

Broadcom aún conserva esperanzas, no obstante. En un comunicado emitido aseguran que moverá sus oficinas internacionales de Singapur a Estados Unidos el próximo día 3 de abril, lo cual espera que facilite una futura consecución del trato de adquisición de Qualcomm. Aseguran también que nadie como ellos está comprometido con la seguridad estatal.

Ni Broadcom ni Huawei

Broadcom no es la primera en encontrarse con la muralla presidencial en lo que a acciones relacionadas con Estados Unidos se refiere, puesto que el presente año comenzaba con un duro varapalo para Huawei en este sentido. La compañía, que iba a anunciar la comercialización de su Mate 10 Pro en territorio estadounidense durante el CES de Las Vegas de la mano de AT&T vio esfumarse el acuerdo con la empresa de telecomunicaciones.

Las presiones del por parte del Gobierno terminaron también con la cancelación de un posible acuerdo adicional con Verizon, otra de las grandes del país, y provocaron el corte definitivo a la ya sangrante herida de una Huawei que ha pinchado en hueso. Las hostilidades por parte de Estados Unidos han continuado después de la convención de Las Vegas, habiendo afirmado directivos de las principales agencias de inteligencia del país que, efectivamente, dejar que Huawei vendiese sus productos allí implicaba riesgos de seguridad para el territorio.

Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *