Los acosos sexuales en Hollywood antes de Harvey Weinstein

0
58

Tippi Hedren, Joan Collins y Judy Garland son algunas de las actrices que sufrieron acosos sexuales en la industria del cine mucho antes de que el productor fuera denunciado.

Harvey Weinstein ha conseguido hacer explotar una maquinaria que llevaba mucho tiempo a marcha forzada. Los escándalos de acoso sexual del productor de Hollywood, que ya cuenta con más de 70 víctimas a sus espaldas, dio pie a que otras personalidades del cine fueron acusadas. Sobre todo, la valentía de las mujeres para contar sus experiencias con Weinstein dio valor a otras personas para sacar a la luz lo que llevaban mucho tiempo ocultando por miedo a las represalias. Lo que Weinstein ha provocado es que se señalen a los acosadores y que sus actos empiecen a tener consecuencia.

Por desgracia, los casos que han salido y que salpican a Kevin Spacey, James Toback, Louis C.K., Brett Ratner y Ed Westwick, entre otros, no han sido los primeros y seguramente tampoco serán los últimos en la industria de Hollywood. "Un burdel abarrotado, un tiovivo con camas para caballos", describió Marilyn Monroe sobre la industria del cine en sus memorias tituladas My Story. En este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, estos casos tienen mayor relevancia que nunca para intentar cambiar una situación que afecta a millones de mujeres alrededor del mundo y que va más allá del mundo del cine.

Antes de Harvey Weinstein, el nombre que recordaba el mayor escándalo de la Hollywood era el de Roscoe Conkling Arbuckle, conocido como Fatty Arbuckle. Fue en 1921 cuando la polémica salpicó a uno de los actores más reconocidos del cine mudo que reinaba en las salas de cine. En una fiesta para celebrar la firma de un contracto con Paramount, Arbuckle coincidió con la joven de 25 años Virginia Rappé, una modelo y actriz que había colaborado en varias producciones.

En un momento de la noche, Fatty y Virginia fueron a la suite del actor, donde la joven alertó a los invitados con sus alaridos momentos después. Una amiga suya que se encontraba en la fiesta entró en la habitación y encontró al actor con un trozo de hielo en las manos y a Rappé gritando de dolor y pidiendo al actor que se alejara de ella. Días después, la actriz de 25 años falleció en el hospital por tener la vejiga completamente reventada.

Hollywood fue testigo en ese momento del que se convertiría en uno de los casos más recordados. Después de varios interrogatorios, Fatty Arbuckle fue absuelto de tres juicios por presunta violación y homicidio. Los rumores en la industria estaban lejos de escasear: una teoría afirma que Fatty le introdujo a la joven una botella de Coca-Cola, otra que fue un trozo de hielo y hasta una botella de champán. Otros sostenían que el sobrepeso del actor y el tamaño de su miembro fueron los causantes de la muerte de la joven Virginia.

Sea como fuera, Arbuckle fue el primer actor de Hollywood en vivir de primera mano las consecuencias de su presunta violación. Los espectadores pasaron de venerarlo a odiarlo y Paramount rescindió el contrato según la cláusula moral del mismo.

Como Weinstein, el actor mudo cayó en desgracia después de las acusaciones, con la diferencia de que sintió el peso justicia y se presentó a tres juicios diferentes por los presuntos delitos que cometió. Hasta la fecha, el productor estadounidense no se ha sentado delante de un jurado para explicar las 70 acusaciones de acoso sexual.

Cleopatra, los munchkins y pedofilia

En la que muchos consideran la época dorada del cine se grabaron clásicos tan memorables como Cleopatra. Elizabeth Taylor acabó interpretando el papel de la reina del Antiguo Egipto, el cual inicialmente hubiera podido ser de Joan Collins. Para el realizador de la película, la actriz de Dynasty era la indicada para tener el papel principal pero en una reunión en su oficina le puso como condición que tenía que ser "amable" con él. Joan Collins declinó la oferta y fue rechazada para interpretar a Cleopatra en la pantalla grande.

Después de que Harvey Weinstein fuera acusado, la actriz afirmó que necesitaría una hora y media para hablar de todo los casos que había vivido, aunque destacó que todos los hombres que la habían acosado ya estaban muertos.

A Judy Garland no le pusieron esta condición para interpretar a Dorita en El Mago de Oz, pero el infierno pareció llegar durante el rodaje. Sid Luft, el tercer marido de la actriz, publicó el pasado mes de mayo el libro Judy y Yo: Mi vida con Judy Garland. En sus memorias con Garland, destacó que su mujer fue acosada por los actores que interpretaban a los munchkins, aquellos hombrecillos que guiaban a Dorita hasta Oz. Al parecer, los actores que tenían alrededor de 40 años le hicieron "la vida imposible a Judy durante el rodaje poniéndole las manos debajo del vestido". Garland tenía en aquel momento 17 años y afirmó en varias entrevistas que los munchkins eran unos borrachos, aunque nunca habló públicamente sobre el acoso sexual.

En el libro Get Happy: The Life of Judy Garland, Gerald Clarke nombró otro caso de acoso contra Judy Garland, esta vez por parte de ejecutivos del estudio Metro Goldwyn Mayer. Uno de los más asiduos pareció ser el jefe del estudio y productor, Louis B. Mayer, quien en una ocasión le dijo a Garland que era una cantante maravillosa y que cantaba desde el corazón para luego colocarle una mano sobre su pecho izquierdo.

Durante le rodaje de El mago de Oz, Judy Garland tenía 17 años. A pesar de ser menor de edad, eso no fue un impedimento para los hombres que tuvieron comportamientos inapropiados con ella. La actriz infantil Shirley Temple también fue víctima de estos incidentes, pero en su caso tenía 12 años cuando un productor se le insinuó sexualmente. Por fortuna, la edad y la inocencia de Temple le salvó de una situación mucho peor cuando el acosador se bajó los pantalones y le enseñó su miembro. Ella se rió, lo que provocó que el hombre se sintiera humillado y la echara de su despacho.

Tippi Hedren y su pájaro acosador

Alfred Hitchcock fue el director que catapultó a la fama a una entonces desconocida Tippi Hedren. Con la película Los Pájaros la carrera de la actriz se inició, pero también empezó su pesadilla. Hitchcock la vio por primera vez en la televisión y decidió escogerla para sus próximos proyectos. Sin embargo, lo que empezó siendo una relación laboral fructífera, acabó convirtiéndose en una obsesión y en motivo de abusos y malos tratos.

En 2016, Hedren lanzó sus memorias, Tippi, en las que explicó que durante los seis meses de rodaje de Los Pájaros, el reconocido director la intentó besar y se abalanzó sobre ella en varias ocasiones. Por otro lado, no dejaba que ningún hombre hablara con ella y cuando la actriz hablaba con alguno, Hitchcock le lanzaba miradas amenazantes.

El acoso fue más allá cuando empezaron a grabar las escenas en las que los pájaros atacaban a la madre de Melanie Griffith. Las aves eran de mentira, o eso dijo Hitchcock, hasta que la actriz fue víctima de ataques que casi le quitan un ojo.

La segunda y última película que rodaron juntos, Marnie la ladrona, no fue mucho mejor. Según explicó Hedren en sus memorias, Alfred Hitchcock instaló una puerta secreta que conectaba los dos camerinos y entró en varias ocasiones para ponerle las manos encima. "Fue sexual y perverso", recordó la actriz, quien añadió que cuanto más lo enfrentaba más violento se ponía.

Tippi Hedren no denunció ninguna de las experiencias que tuvo con el famoso director. Se preguntaba quién sería más importante, si ella, una actriz en sus inicios, o uno de los cineastas más reconocidos. Decidió guardar silencio más de 50 años hasta contar lo sucedido sin tapujos y con detalles.

Los pensamientos de Hedren que la llevaron al silencio son los mismos que tuvieron las víctimas de hombres poderosos como Harvey Weinstein. En este caso en concreto, el productor amenazó a varias mujeres para que no contaran los abusos tanto sexuales como de poder. Con actrices como Rose McGowan hasta llegaron a acuerdos monetarios para que los casos no salieran a la luz.

Las experiencias nombradas en este artículo son solo algunas de las muchas que vivieron un número incalculable de personas en Hollywood. En la mayoría de los casos, los abusos no fueron reportados en su momento, sino muchos años después, y en otros como el de Judy Garland ni siquiera fueron denunciados por la víctima. Los nuevos escándalos de acoso sexual en Hollywood deben ser el inicio de una época en la que los comportamientos sexuales inadecuados e ilegales se reporten en su momento y tengan consecuencias. Por todas las personas que han sufrido estas situaciones y que han provocado que la maquinaria explote y que todos los escándalos salgan a la luz.

Articulo Original

Dejar una respuesta