Señor Redactor 02/02/2018

Forma parte de nuestra vida de todos los días, sin embargo, pocas veces nos detenemos a pensar porqué es tan esencial para nosotros. Aquí le contamos cómo actúa en nuestro organismo y en qué medida la necesitamos. Adelante, lea la nota y tal vez luego le agradezca a la naturaleza su existencia.

Si usted desea tener una piel joven e hidratada, tenga en cuenta un consejo de la medicina más antigua del mundo… ¡tome agua! Como si el estrés que nos viene del medio ambiente no nos hiciera suficiente daño, hay otra tensión que surge desde el interior y que deshidrata las células, llegando a veces a matarlas.

Una piel arrugada es un signo de deshidratación; por eso, tomar mucha agua resultará saludable y le dará a su piel vitalidad y juventud. Aunque la calidad del agua siempre ha sido un tema de preocupación, la cantidad es lo que importa para que el cuerpo pueda rehidratar a la piel desde adentro y mantenerla reluciente. Como nuestro cuerpo es 75 por ciento agua, sin esta cuota de líquido las células ni siquiera podrían reproducirse.

La inteligencia corporal reguladora

Si la cantidad de agua que poseemos en el organismo es escasa, el cuerpo distribuye la cantidad, y de esa manera, le asegura una adecuada porción a los órganos más vitales, como por ejemplo, el cerebro. La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo y el agua resulta esencial para que sus células funcionen. Si escasea en el organismo, tendrá que esperar a que los otros órganos reciban su ración primero. El cerebro es, por ejemplo, 85 por ciento de agua y, mientras representa sólo una milésima parte de nuestro peso, se lleva el 20 por ciento de la sangre que bombea el corazón. Es por eso que este órgano reparte el agua entre cada célula de nuestro cuerpo. Cada uno de ellos monitorea su propia cantidad, pero siempre de acuerdo a las cambiantes cuotas que asigna el cerebro.

¿Porqué se deshidrata la piel?

Hay otros factores que intervienen en la deshidratación de la piel. La circulación llega a la base de la piel y el agua tiene que filtrarse hacia arriba a través de todas las capas para llegar al exterior. Además, la capa visible está constantemente perdiendo agua debido a los factores ambientales, como el sol, el viento y el smog. No hay que olvidarse de que la excesiva exposición a los rayos ultravioletas y a las computadoras (ordenadores) daña profundamente a la piel. Es por eso que, para revertir ese daño su cuerpo necesita que usted tome mucha agua. Cuando el cuerpo está deshidratado, la circulación a la superficie de la piel exterior se puede cerrar como medida de emergencia para que el agua no se evapore desde la superficie de la piel. Cuando la circulación se corta, se desarrolla una piel grisácea y pierde gradualmente su estructura. Una deshidratación crónica muestra una cara arrugada y con surcos, pero no se desespere: si toma agua regularmente, se puede revertir este proceso.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

La entrada ¿Por qué el agua nos cura? aparece primero en Revista Buena Salud.

Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *