Señor Redactor 13/10/2017

« Volver Compartir

Volver a noticia original Privatización y ERNC: nuevos ejes del negocio eléctrico

Entre abril y junio, las transacciones de activos de generación retrocedieron en monto. Casi la mitad correspondió a ventas de estatales como vía para allegar recursos.

  • Por Jéssica Esturillo O.

    El negocio eléctrico sin duda está en una transición sin precedentes, con la irrupción y masificación de nuevas tecnologías renovables, la revalorización de las redes como objetivos de inversión y el surgimiento de países que están acaparando este tipo de desarrollos.

    El impacto de esta mezcla de factores se hace extensivo también a las transacciones en este segmento, que durante el segundo trimestre de este año evidenciaron una tendencia marcada por dos ejes: el peso de las Energías Renovables no Convencionales y la privatización de activos de generación.

    En el primer caso, un análisis de EY a los US$ 30.800 millones recaudados en 66 operaciones concretadas a nivel global entre abril y junio, muestra que la reducción de 32% que los montos totales, responde a que el 48% de las operaciones catastradas correspondió a generación ERNC, activos que tienen valoraciones inferiores comparadas con las instalaciones convencionales.

    El recuento muestra que de la cifra total, estos traspasos involucraron apenas US$ 6.100 millones.

    Esta tendencia se dio de manera más notoria en la región de Asia-Pacífico, donde los renovables representaron hasta 51% del volumen de acuerdos del segundo de trimestre.

    El rol creciente de las ERNC en la canasta de negocios eléctricos en algunos mercados ha implicado un aumento en el precio de estos activos. En este caso, explica la consultora, Europa lideró este comportamiento con un alza de 79% en los premios pagados en las operaciones.

    Esta última fue la única región que registró un récord trimestral en transacciones de servicios básicos y energía con

    US$ 10.600 millones, 12% más que en el primer trimestre de 2017 y un 31% más sobre el mismo período del ejercicio previo.

    En el continente americano, el valor de las transacciones cayó a su mínimo en cuatro años, a

    US$ 5.900 millones. Estados Unidos lideró en este aspecto, con un descenso de 77% a US$ 4.400 millones.

    Privatizaciones, el motor

    Sin embargo lo que más llamó la atención en el periodo analizado fue la posición predominante que los Estados asumieron como vendedores de este tipo de instalaciones, ya que el 43% del valor reportado en el segundo trimestre (US$ 13.300 millones), correspondió a privatizaciones que se posicionaron como las impulsoras de las actividades de fusiones y adquisiciones en este mercado.

    En EY explican que este comportamiento respondió a la necesidad de ciertos gobiernos de allegar recursos frescos a sus arcas, aprovechando los múltiplos récord que están evidenciando estos activos, en particular, aquellos vinculados con las redes para el transporte de la energía.

    “Esperamos que estos factores cobren impulso en los próximos trimestres hasta que las nuevas energías renovables y de almacenamiento de energía maduren hasta posicionarse definitivamente en la cadena de suministro, aclarando cuál será su impacto sobre el valor de los activos de generación, las redes y la actividad de distribución”, apuntan.

    Baterías y almacenamiento

    El desarrollo y masificación de las baterías y los sistemas de almacenamiento de energía, que funcionan como complemento para las tecnologías de generación intermitentes o variables -como el viento o la energía solar-, se tomarán una parte del mercado en lo inmediato.

    En este caso, se adelanta que los inversionistas corporativos podrían tomar un papel activo, tal como ya sucedió con gigantes de la industria como Enel, Dynergy y Eneco que recientemente tomaron posiciones en este segmento con la compra de empresas.

    “A medida que el sector de generación pasa a esta nueva era, los inversores deberán tomar nota de las nuevas condiciones. En particular, aquellos de corte financiero”, advierte EY.

    Asia-Pacífico lidera

    Las ERNC siguen liderando las operaciones en la región Asia-Pacífico. Según EY, en el segundo trimestre éstas elevaron ligeramente su valor (US$ 2.000 millones) como el volumen (20 ofertas). Con 14 ofertas y US$ 1.100 millones, predominó la tecnología solar. El acuerdo más grande fue de US$ 5.600 millones, de US$ 13.500 millones en total, y correspondió a activos de transmisión, mientras que los servicios no tradicionales atrajeron US$ 4.700 millones. Destacó en este caso la venta en US$ 3.800 millones de una tecnología desarrollada en China para la transmisión de alto voltaje. Australia y China se mantuvieron como puntos críticos de la actividad comercial con 44% (US$ 6.000 millones) la primera y 23 negocios por US$ 5.500 millones la segunda.

    Europa y la reforma energética

    Siguiendo la tónica global, las operaciones del segundo trimestre en Europa se vieron impulsadas por una gran cantidad de ofertas de energía renovable de bajo valor, mientras que dos de los cuatro acuerdos de más de US$ 1.000 millones resultaron de privatizaciones a raíz de la reforma energética en curso. La creciente presencia de ERNC redujo el valor promedio en esta región de US$ 325 millones a marzo a US$ 295 millones en el segundo trimestre.

    Las privatizaciones constituyeron 29% de los US$ 10.600 que totalizó la región. Las condiciones políticas siguen marcando la inversión, dice EY. Si bien la elección de Macron en Francia aportó estabilidad, los procesos en Alemania e Italia podrían elevar la incertidumbre.

    Alternativas en África y M. Oriente

    África y Medio Oriente ofrecen oportunidades para inversores que buscan diversificar su cartera. Regiones de mayor riesgo aseguran menos competencia y mayores retornos.

    Capitales europeos incidieron en el aumento de seis veces que alcanzaron los montos transados, que entre abril y junio llegaron a US$ 845 millones. Aunque en valor y volumen las operaciones en esta zona aún son pequeñas, muestran un progreso que estuvo marcado por las inversiones por parte de bancos de desarrollo multilaterales extranjeros.

    Las reformas energéticas han sido el motor para dinamizar la actividad en esta zona, puntualiza EY.

    Operaciones en América a la baja

    €€ El análisis de las operaciones en la región muestra que mientras el valor se redujo, el número de negocios se elevó, pasando de las 32 ofertas registradas a marzo, a 40 en el segundo trimestre. El valor promedio fue de US$ 269 millones, versus US$ 954 millones del período anterior.

    Entre abril y junio sólo un acuerdo superó los US$ 1.o00 millones, versus seis del primer trimestre. El segmento de transmisión y distribución cayó 98%, mientras que generación lo hizo en 69%.

    A diferencia de lo que sucede en Chile, en el resto de la región la inversión en generación a gas continúa, registrándose en el período cinco negocios en este tipo de activos por un total de US$ 440 millones.

    Si bien las renovables disminuyen, generan valor y volumen con 17 negocios que aportaron US$ 2.900 millones (48% del total). Empresas de servicios públicos, como Exelon, Pattern Energy y Con Ed, vendieron activos renovables en US$ 459 millones a inversionistas institucionales.

    Imagen foto_00000001

  • Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. comments powered by Disqus

Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *