Señor Redactor 10/10/2017

Lea otras columnas en Granvalparaiso

Señor Director:

Santiago se está transformando en una ciudad inteligente. Ese enfoque es alentador, pues el uso y acceso tecnológico nos ayuda a buscar soluciones frente a situaciones como los eventos climáticos. De hecho, hace poco se anunció la instalación de sensores para medir temperatura y humedad, cuya información estará disponible a través de una aplicación móvil.

Sin embargo, también hay que trabajar por una sociedad inteligente. Es decir, personas que sepan actuar ante una emergencia, que entiendan los factores climáticos y sus riesgos. Instalar conductas inteligentes nos llevará a mejorar la calidad de vida urbana, entendiendo que existe una relación directa entre cómo, dónde y qué lugares habitamos.

Una nueva inteligencia es posible desarrollarla mediante procesos educativos transversales, a planes de estudio y programas, que deberían partir en la enseñanza básica. Con esto se introducirían cambios sustantivos en el modelo educativo, parar tratar temas como la sustentabilidad del planeta y el cuidado del medio ambiente como algo propio, lo que nos ayudaría a desarrollar una conciencia inteligente para actuar en consecuencia. Así, tendríamos ciudadanos más empoderados, organizados, autónomos y menos dependientes de soluciones esperadas, luego de ocurridos los desastres.

Por último, las escuelas de arquitectura deben jugar un rol clave para activar diálogos más significativos con la ciudadanía y en lo particular, con las autoridades que finalmente legislan y toman decisiones.

Uwe Rohwedder G.
Director Escuela de Arquitectura
Universidad Central de Chile

The post Santiago Inteligente appeared first on GRANVALPARAISO.

Articulo Original

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *