Templo Umbral / VRTICAL

0
5
© Luis Beltrán del Río
  • Arquitectos: VRTICAL
  • Ubicación: Privada Cueramaro 10, Las Margaritas, León, Gto., México
  • Administración Del Proyecto: VRTICAL
  • Diseño: VRTICAL; Luis Beltrán del Río, Andrew Sosa
  • Área: 70.0 m2
  • Año Proyecto: 2016
  • Fotografías: Luis Beltrán del Río
  • Colaboradores: Ana Isabel Ruiz, Oscar Sanginés, Dolores Galicia
  • Construcción: Luis Beltrán del Río, Andrew Sosa, comunidad Hare Krishna del Colegio Bhaktivedanta
  • Diseño Estructural: Ing. Alejandro Solano, Luis Beltrán del Río y Andrew Sosa
  • Presupuesto: 300,000.00 pesos mexicanos
© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

Descripción enviada por el equipo del proyecto. El templo Umbral funge como la primera pieza construida por la congregación Hare Krishna establecida en la región desde el año 2012 y se ubica a diez kilómetros de la comunidad de Cuerámaro, en el estado de Guanajuato.
Consiste en un primer paso físico para plantar la presencia de la misma, y refleja su esfuerzo al haber sido construido de manera participativa y bajo sus principios.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

La encomienda de la comunidad consistía en un conjunto que amalgamara sus requerimientos y se pudiera desarrollar de forma progresiva en varias fases, siendo la primera y más importante la construcción del templo. A partir de ahí, se desprenderían compositivamente el resto del conjunto.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

La agrupación Hare Krishna mantiene una filosofía no lucrativa que condicionó a un reducido presupuesto de trescientos mil pesos destinados a la construcción del templo. Con antelación, la comunidad habría recurrido a otras oficinas de arquitectura para la elaboración del proyecto sin que pudieran concretar un proyecto asequible y congruente.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río
Planta Planta
© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río
© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

Para resolver el proyecto arquitectónico partimos del entendimiento de la comunidad Hare Krishna para desarrollar un proyecto-estrategia. Consistió en un minucioso estudio de un sistema constructivo intuitivo que asegurara una casi nula capacitación a la comunidad para construir el edificio y abatir los costos de mano de obra. La ejecución dejaría un vestigio de la colaboración sin que resulte difícil para los participantes recordar que ladrillo puso cada quién en su elaboración.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

Sobre la carretera de acceso, se desprende un angosto camino de Tezontle que conduce hacia el final a un muro de tabique cuatrapeado que distingue el proceso de la construcción. El templo rodeado por maleza no es completamente legible sino hasta la plaza a la cual este se abre. El diseño se concentró hacia el espacio interior con la cualidad de que la fachada que da hacia la plaza pudiera abrirse completamente o incluso desmontar los ventanales a fin de convertir la plaza en una extensión del templo ante un mayor número de usuarios. De ese modo, el espacio funciona como un umbral que ayuda a observar la naturaleza como un cuadro distante.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

Basados en el funcionamiento de los jardines Zen, los muros, cubierta y espejo de agua ayudan a enmarcar el contexto. Evitar aplanados al interior condujo a un diseño acertado en tres términos: Sobriedad del espacio que refleja la austeridad de la comunidad, evidenciar la mano de obra colaborativa y el aspecto cromático en tonos amarillos de los materiales seleccionados que coincidentemente son parte de los colores que distingue al rito de los Hare Krishna.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

El funcionamiento del espacio puede variar dependiendo del evento, con un doble altar, uno colocado en el interior y adornado por medio de la luz de vitrales en techo, el otro en representación de la naturaleza.

Los muros, fueron diseñados en forma triangular con el fin de acentuar la perspectiva, y están construidos con tabique vidriado y un remate de concreto, la losa está conformada por viguetas de concreto y bovedillas de barro aparente, con ventanas de herrería y pisos y puertas de madera de pino cardeada, el edificio muestra una imagen basada en la estética de la degradación e imperfección, transmitiendo un proceso anecdótico de apropiación.

© Luis Beltrán del Río © Luis Beltrán del Río

Articulo Original

Dejar una respuesta